1/2*: medio poema

Publicado por Maily Sequera On 5:22 p. m.


mis amigos me prometieron cosas y no han cumplido
lo único que hemos cumplido es treinta
ya ni siquiera quieren escribir o cantar porque les da vergüenza
sé que he dejado de fotografiarme

pero es porque no tengo plata para el HD
                      y cada vez tengo más canas
                                               y el ojo menos vivo
me molesta porque les creí

me molesta tener que escribir que lo hice

no sé si se han dado cuenta pero ya 

meterse un bolibomba de La Casa del Truco en la boca
y escupir sangre
no es cool
no me asusta
no me voy a creer que se están muriendo

-ni que su paro intelectual los está purificando-
no voy a perseguirlos hasta el baño de su apartamento
para que me humillen a risas arrodillados frente al lavamanos

pueden matarse una y mil veces
en sus tristes álbumes de Facebook
cuando su despertador
repique Daft Punk
a las 5 am

pueden hacerlo en serio frente al lavamanos

la figura retórica de Parra
"tiros al aire y seguimos"
es un mantra

quiero decir que me importa
pero que no me voy a deprimir por pendejadas
y se los prohibo
una corona de flores cuesta 1200 bolos
ni se les ocurra hacer esa cagada

el camino de la desesperanza 

por si no se han dado cuenta
es en realidad una fila
larga
humeda
con barandas que aprietan las caderas
mientras más viejo el fracaso
más ridículo
y la risa ya no es risa
la risa los humilla
les recuerda que los gestos de dignidad hay que ganarlos

si me pegan
digo: gracias
pero también:
de nada

hay gente tirada en el sofá
lamentando que
hay gente tirada en el sofá
yo
pintándome las uñas
pero aburrida también
espero que vuelva alguno de ustedes
arrodillado
suplicante
despierto
y me cuente
qué se ha hecho su corazón, carajo

la resignación

también es un hobby.




*uno de dos.


1 Response to '1/2*: medio poema'

  1. zcreative said...
    http://todoesvioleta.blogspot.com/2013/08/12-medio-poema.html?showComment=1408987267777#c796451599675483733'> agosto 25, 2014

    En la distancia te leo y siento pena de mi mismo, ¿qué ha pasado con la persona aquella que escribía de noche todo lo que en el día lograba vivir, si es que a eso se le puede llamar vida?

    Pena y más pena, debería desterrarme del mundo de las letras por tan garrafal error, olvidarme del sentimiento que mis dedos buscaban expresar mientras danzaban al son del sonido del teclado o mi puño abrazado a un lápiz bailando al compás de la inspiración.

    Ya no quiero prometer aquello que tal vez sea incapaz de cumplir, sin embargo me atrevo a pensar con nostalgia aquellos momentos de gloria cuando podía expresar en letras de forma libre lo que mi mente y corazón bajo su perfecta sincronía querían expresar.