Saludos a los malditos que me llamaron indiferente

julio 22, 2017 Maily Sequera 0 Comentarios





Ahora soy marrón
me mimetizo con la tierra y el madero seco
No llueve acá desde hace siglos
Perdí la espalda además
estuve ocupada en reverencias porque necesito el agua.
¿Podría ser yo un fantasma que arrodillado hace rituales domésticos a
Dios?
No quiero hablar más contigo
aún cuando me he quedado sola      a veces 
con esta conciencia de la cercana demencia
o la memoria heredada de este diálogo
Inútil
dime
que vendrá la purificación.
Yo me detendría antes de partirme.
Yo que del coxis a la cervical te sirvo
escupo y friego los pisos por los que nos arrastras y aunque 
muero de sed
duermo y sueño otra vez que todo fue fácil
o tengo la suave memoria del tiempo mejor
para despertar gritando que no estoy segura.

¿Tendrás piedad de mí?
¿No es acaso demasiado tarde?
Dime solo cuál es mi culpa.


Hoy los escuché otra vez decir matemos

pero —No puedo matar a nadie.
Cuando quiero escupir, escupo al piso
y los malditos se rieron de mí.


Podría leer también

0 comentarios: