Made in Taiwan

enero 04, 2010 Maily Sequera 2 Comentarios


Decir todo lo que piensas VII

No te quedes con el tipo inteligente. Otra vez: No te quedes con el tipo inteligente. Repito: No te quedes con el tipo inteligente. Te va exprimir. Te va a sacar jugo de naranja por lo ojos, aunque anatómica y biológicamente parezca imposible. Vas a obsesionarte, vas a odiarlo, vas a sospechar de él, vas a confundirlo con tu padre, vas a bajar la cabeza y a amañarte sexualmente, a condicionarte intelectualmente, vas a acumular información que, sinceramente, no te importa. Él sólo quiere masturbarse contigo, no de la forma erótica común, sino como si su vida, su cuerpo, su gato, sus discos de The Beatles, su caja de cereal, junto a las llaves del apartamento y las alfombras de su carro fuesen un pene gigante y tú, tu vida, tu uniforme del trabajo, tus senos, el jabón de la ducha, el periódico sobre el que se hacen tus morrocoyes, los libros de Verne, todos los archivos de tu disco duro y la forma en que te rascas nariz, se restregaran sobre él y, así, lo hicieras eyacular pretensiones y suposiciones conjugadas perfectamente. En resumen, eres un cuento/ un caso / un objeto de estudio / una idea manipulable. Eres eso y ella, como una masa, desde el día uno punto cero. Cuando lo digo así, sabes que es un honor válido pero triste, como evidencia de que te quieren tan poco. No te atormentes, oídos sordos. Esa personalidad que creías única, puedes apostar el pulgar y el índice a que está clonada un millón de veces, en mejores y peores versiones. Dirás tú: Mejor enamorada que puta; y te seguirán jodiendo.

Podría leer también

2 comentarios:

german dijo...

y despues de decirlo todo si hay alguien con quien quedarse?

|andi.na| dijo...

mierda.