Mientras tanto (1)

abril 27, 2011 Maily Sequera 1 Comentarios


"—Era un trabajo miserable porque es como estar casado con una mujer rica que te mantiene y tú estás enamorado de otra. Tú eres un rebelde y voluntarioso y llega el cliente y te dice dónde pones las comas y tienes que decir que sí. Por eso me encargué escrupulosamente de nunca destacar mucho. Lo único que quería era sacar un dinerito mientras escribía mejor. Si quieres insultarme llámame publicista.

Soportó trabajar tres años en la agencia, y después se hizo freelance. Si iba a ser puta, mejor libre en su propia banqueta, que sujeto a las reglas del burdel. Ya le había tomado la medida al trabajo: iba a juntas con los clientes a que lo briefearan, llegaba a su casa, escribía lo necesario, "le jalaba al agua" y se iba al reventón rockero. Lo que cobraba era dinero malhabido, ganado a costillas de su sueño de escritor y se le quemaban las habas por gastarlo.

—En las juntas yo hacía un análisis del cliente. Iba calándolo exactamente como haría una puta, a ver qué le gustaba y cómo iba a acabar más pronto, para que viniera el siguiente. Si quería meter a su hija o a su mamá a la campaña, me daba igual. Terminaba, me hablaban para el reventón, y ahí te ves. "
Fragmento de Intrucciones para el juego de Xavier Velasco, entrevista realizada al escritor, por Emiliano Ruiz Parra para la revista Gatopardo, Febrero 2011.

PD: Feliz día del diseñador gráfico, y eso.

Podría leer también

1 comentarios:

german dijo...

lo guardaré para el recuerdo